HOLA

NUEVO: ÍNDICE DE RECETAS

Hola, bienvenid@ a mi blog, pasa, en este blog de recetas seguro que encontrarás alguna que te interese. Me alegraría te sintieses cómod@ en él. Adelante, es todo tuyo.

martes, 19 de septiembre de 2017

Congelar carne picada



           
Actualmente en nuestros hogares contamos con electrodomésticos que nos hacen la vida más fácil. Los que somos mayores, como es mi caso, nos acordamos de aquellos tiempos en los que se lavaban tanto la ropa como la vajilla a mano y, la compra de productos perecederos había que hacerla diariamente.
Hecha esta introducción, voy a hablar de los congeladores, tan prácticos que podemos tener en ellos alimentos durante algún tiempo y utilizarlos cuando nos hagan falta.
Voy a centrarme hoy en la carne picada.  La tienes ahí para echar mano de ella cuando vayas a necesitarla.
Voy a explicarte como la congelo yo, que en mi opinión es una forma muy práctica. Además, vas a verlo en la fotografía que te pongo.


Coloco sobre la encimera de la cocina papel film, y sobre él  la carne picada, la que aplasto con un rodillo o simplemente con las manos. De esta forma me queda una plancha de carne picada delgada que ahora envuelvo completamente en el papel film. ¿Qué consigo con ello? Pues, por un lado la pongo en el fondo del cajón del congelador con lo que prácticamente no ocupa sitio, y por otro, se congela más pronto y, lo que es mejor, también se descongela en menos tiempo y ahí la tienes para cuando vayas a hacer, por ejemplo,  albóndigashamburguesas, canelones, lasaña, pastel de carne, pimientos rellenos, berenjenas rellenas, etc. Las porciones de carne picada irán en función de para cuantas personas vayas a guisar. Sin embargo, para las hamburguesas yo pongo 100 gr. por persona. En este caso he puesto 300 ya que en casa somos tres.




Debo aclararte que la carne picada no ha de permanecer en el congelador, al que siempre tendrás como mínimo a -18º, más de 3 o 4 meses.
Te dejo un. enlace  por si quieres saber más sobre la congelación de alimentos.






viernes, 15 de septiembre de 2017

Croquetas de Cabrales

La receta que hoy os presento os confieso que aprendí a hacerla el domingo pasado. Estuve con la familia comiendo en la casa de Asturias en Torremolinos y, fue allí donde las pedí y comí por primera vez. Bueno,  más que aprender a hacerlas es que deduje que ingredientes llevaba y, ya en casa, hice unas pruebas hasta que conseguí hacerlas a mi gusto. Como sabrás el queso de Cabrales se elabora en este bello pueblo asturiano, allá en los Picos de Europa y, es este queso la base de esta receta. Prueba a hacerla y verás cómo van a gustarte y es que, si sigues los pasos de la receta han de salirte ricas ricas.

  INGREDIENTES 
 
50 gramos de queso de cabrales
¾ litros de leche
1 cebolla pequeña
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de margarina
4 cucharada de harina
½ cucharita de nuez moscada
Aceite para freír
Pan rallado
2 huevos
½ cucharita de sal




   ELABORACIÓN
  1. En un recipiente preferiblemente ancho y bajo pon a calentar el aceite y enseguida la margarina.
  2. Pica muy fina la cebolla y refríela en la grasa que tienes en el recipiente.
  3. Una vez esté frita añades la harina mareándola con una cuchara de madera.
  4. Añades el queso de cabrales picado muy menudo y vuelves a marear.
  5. Ahora vas añadiendo la leche poco a poco sin dejar de mover.
  6. Pon la nuez moscada y la sal.
  7. Ha de quedar todo muy integrado.
  8. Deja hervir 5 minutos.
  9. La masa resultante la pones en el frigorífico donde la dejarás 4 horas.
  10. Yo gago estas croquetas con forma de albóndiga.
  11. Cuando les hayas dado forma las pasas por el pan rallado, por el huevo batido y de nuevo por pan rallado.
  12. Solo te queda ir friéndolas en el aceite bastante caliente.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Pollo al chilindrón


Esta receta, que puse en práctica hace unos días, hacía tiempo que tenía ganas de cocinarla. Hasta ahora no la había podido a hacer y, alguien dirá que porque. Pues lo explico: siempre que iba a cocinar un pollo, en mi casa me pedían que lo hiciese en salsa de almendras, frito o al horno, que por cierto también están muy ricos. En esta ocasión, cuando tuve el pollo en mis manos, y comprobé que tenía los  avíos en el frigorífico.  Sin pensármelo dos veces puse en práctica esta receta. Por cierto, que no es nada difícil de hacer, sólo hay que ponerse. Al final salió bastante buena y así le pareció a l@s críticos, es decir, a la familia.  

                                             

              INGREDIENTES (Para 3-4  personas)  

1 pollo troceado
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 tomates
 1 hoja de laurel
Aceite de oliva
Unos taquitos de jamón serrano (si puede ser, de pata negra)
1 vaso pequeño de vino blanco
1 vaso de agua
La punta de una cucharilla de tomillo (si te gusta)
Harina

Sal

   ELABORACIÓN   



1. Salpimienta los trozos de pollo
2. Enharínalos
3. Refríelos ligeramente
4. Mientras se refríe el pollo corta la verdura en juliana. Los ajos y los tomates picados.
5. Una vez el pollo refrito lo apartas y en la misma aceite pon a pochar la verdura en este orden: Primero la cebolla y los ajos, luego los pimientos y por último el tomate.
6. Cuando consideres que el refrito está terminado le agregas el pollo, mezclas todo bien.
7. Añades el vino blanco y el jamón mezclando de nuevo.
8. Pasados 8 ó 10 minutos el alcohol del vino se habrá evaporado.
9. Añades la hoja de laurel y el tomillo si decidiste ponerlo, también el agua.
10. Tapas la cacerola y deja hacerse todo junto, a fuego lento, 15 minutos.

domingo, 26 de febrero de 2017

Tosta de camembert y anchoas

Diplomado en gastronomía por la universidad popular Pablo Ruiz Picasso 
Esta receta que hoy traigo aquí es de esas sencillitas que cualquiera, por pocos conocimientos de cocina que tenga, puede hacer en un periquete. A la hora de poner un aperitivo y, si estas obligad@ a improvisar por cualquier causa, bien porque se presente alguien de pronto o, simplemente  por que tengas que poner algo para picar, esta tosta es una de las que no pueden faltar en tu mesa. 
Yo nunca la había hecho pero, hace unos días me la pusieron en un bar, me fijé en el queso del que se trataba, aunque puedes utilizar cualquiera de los llamados fundentes, y de seguida la hice en casa. La verdad es que gustó. La unión del queso y la anchoa produce un agradable sabor bastante grato al paladar.

Espero te llame la atención y que la pongas en práctica.  

  INGREDIENTES (Según comensales)  


Pan de baguette
Queso camembert
Anchoas 




ELABORACIÓN

1.      Corta trozos de la baguette de unos 8 centímetros.
2.   Ahora los cortas por el centro y luego  a lo largo.
3.  Tuéstalos ligeramente.
4.  Unta cada trozo con queso camembert
5.   Pon encima del queso 2 filetes de anchoa (o los que te parezca)
6.  Pon las piezas en el horno precalentado a 180º.
7.   Los dejas allí sobre 8 minutos. 

viernes, 3 de febrero de 2017

Flan de queso, nata y huevos

Después de haber preparado un plato contundente, pensé que debería de poner aquí la receta de alguna golosina, vamos de un postre. Recordé que hace unos días estuve comiendo en casa de unos familiares y que una sobrina de estos había llevado un flan que de verdad estaba rico. Me pareció que yo debía en algún momento hacer alguno aunque solo fuese parecido. Indagué, pregunté, busqué y, una vez que supe cómo hacerlo pues, eso, que me puse a la tarea. Resultó bastante fácil su elaboración y el resultado fue mejor de lo esperado. Y como de costumbre, he querido compartir esta receta contigo. Así que allá va. Ponla en práctica y no te arrepentirás.      

 INGREDIENTES


125 gr. de queso Philadelphia o similar
4 huevos
½ litro de nata de montar
120 gr. de azúcar
1 puñado de piñones
Caramelo líquido

PARA EL CARAMELO


150 gr. de  azúcar
1 vaso de agua



ELABORACIÓN


1.  Pon en el horno, previamente precalentado a 180º, un recipiente con agua en el que pondrás al baño María, en su momento, los moldes en  los que vas a hacer el flan. (Puedes utilizar moldes individuales o uno grande)
2. Ahora, en el fondo de cada molde pon un puñado de piñones.
3. Pon un cazo con los 150 gr. de azúcar y el vaso del agua y lo llevas al fuego. Deberás mover constantemente. Cuando veas que el caramelo está en su color lo apartas y antes de que se solidifique lo viertes en los moldes  de los flanes.
4.Bates los huevos. Añades el azúcar y vuelves a batir. Ahora pones la nata y el queso y bates otra vez.  Es importante batir bien pues el queso suele quedar con grumos.
5. Rellenas los moldes y los pones en el recipiente que tienes en el horno con el agua.
6. Déjalos allí 40 minutos. Pasados 20 minutos apagas el grill para que la parte superior no se tuesten en demasía.

Nota
Si lo haces en un molde individual habrás de dejarlo en el horno 10 o 15 minutos más.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Revuelto de ibéricos y patatas

Ayer fui a la relojería a recoger un trabajo que tenía encargado. El relojero no estaba. Apareció enseguida. Se encontraba en un restaurante que hay frente a su establecimiento. Me explicó que el cocinero le había llamado para que viese un plato que estaba preparando. Como yo soy un apasionado de la cocina, suelo interesarme por cualquier receta que me parezca nueva, así que le pregunté que de qué se trataba y, ante mi interés, el me explicó de qué iba la cosa. La receta llevaba lo que en “ingredientes” voy a poner. Me pareció que debía probar a hacerla  y, ni corto ni perezoso en cuanto tuve un ratito de lugar, la puse en práctica. Te pongo en antecedentes de que, a pesar de tratarse de un revuelto, que por lo común suelen ser platos bastante suaves, este no lo es. Se trata de un plato contundente, de los que se suelen comer en invierno cuando el frio aprieta. A los ingredientes que el relojero me contó que la receta llevaba, yo le añadí lascas de jamón serrano que, quiera que no, algo la enriquece. 


       INGREDIENTES (Para 4  personas)  


1 cebolla
2 patatas
½ morcilla
1 chorizo
Unas lonchas de jamón
2 huevos  




ELABORACIÓN


1.  Corta la cebolla en juliana y ponla a pochar con algo de sal.
2.  Mientras se pocha la cebolla corta las patatas en  lonchas de unos 3 milímetros y ponlas a freír en otra sartén  a fuego suave.
3.  Corta la morcilla y el chorizo en lonchas finas.
4.  Corta lonchas de jamón.
5.  Una vez la cebolla esté pochada le añades los demás ingredientes y le das unas vueltas.
6.  Bates los huevos y los añades a lo que ya has preparado mezclando todo.
7.  Prueba de sal y si  lo ves necesario rectifica. 

lunes, 10 de octubre de 2016

Rabo de toro estofado

Vaya por delante que la receta del rabo de toro es una especialidad de la cocina de Córdoba, ciudad en Andalucía, España y es en esa ciudad donde  en cualquier restaurante o casa de comidas lo presentan como plato estrella. 
Siempre que tengo ocasión, pido este plato en algún restaurante en el que como.
Hacía tiempo que tenía ganas de poner en práctica esta receta. Me decidí a hacerla, le pedí a mi hijo que me la pasase  pues, me consta que el la elabora con bastante éxito.
Encontrar un rabo no me fue sencillo pues, la verdad no suelen tenerlos en todas las carnicerías y, si pretendes que sea de verdad de toro, entonces es aún más difícil conseguirlo. Suelen venderlo de ternera que también sale muy rico.
Una vez tuve el ansiado apéndice me puse a la tarea. Hago aquí un inciso para decirte que  el mayor inconveniente y, el único diría yo que tiene esta receta, es el tiempo que necesita de cocción. Entre 3 y 4 horas. Yo aconsejo ponerse a hacerla temprano en la mañana o un día, para el siguiente.
Bueno, a lo que vamos, que  como decía me puse a hacerlo el sábado y nos lo comimos el domingo. A que decir que nos chupamos los dedos y, nunca mejor dicho, pues la salsa que acompaña al rabo está “pa mojá” pan.
Anímate y prueba a hacer esta rica receta verás que no te arrepentirás.
Y aquí te cuento como se hace.



QUÉ VAS A NECESITAR  (Para 4  personas) 

Un rabo de toro
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 puerro
1 pimiento
1 zanahoria
2 tomates maduros
1 vaso de vino tinto
Pimienta molida
2 hojas de laurel
4 clavos de olor
Aceite de oliva
Harina
Caldo de carne y agua

Sal



ASÍ SE HACE

1.   Salpimienta los trozos de rabo, los pasas por harina y los refríes ligeramente. Una vez refritos los apartas y los dejas de lado.
2.  Corta la verdura en mirexpoix (A trozos) y refríela. Una vez refrita la pasas con la túrmix.
3. Pon  los trozos de rabo en el refrito y  les das unas vueltas.
4. Ahora añades el vino, las hojas de laurel, los clavos y el caldo.
5.  Deja hervir a fuego lento, añadiendo agua cada vez que lo veas necesario.
6. El guiso se considerará que está en su punto cuando la carne se desprenda del hueso. Esto puede durar hasta 4 horas.



Consejo: para aligerar el proceso puedes, previamente, poner los trozos de rabo en la olla exprés  durante ½ hora y luego seguir los pasos señalados.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Picatostes

Hace unos días en la frutería en la que suelo comprar, (además de fruta y verdura venden algunas otras cosas) Presencie como una señora había tomado un paquete de picatostes al que daba vueltas en las manos y preguntaba al dependiente que cuando caducaban.  Automáticamente pensé en los que yo cocino. Son muy fáciles de hacer, tienen para mí un tamaño ideal, te los comes frescos y precisamente debido a esta frescura te crujen en la boca. Y es que a mi los alimentos preparados o pre cocinados como que no me gustan,

Esta circunstancia es la que me ha hecho poner aquí la forma de hacerlo. Eludo llamar a esto receta por su sencillez.


Los picatostes suelo ponerlos sobre todo en sopas y cremas de verduras. También les vienen bien a la ensalada Cesar.





INGREDIENTES

Pan de molde sin corteza

Aceite de oliva


   

ELABORACIÓN


 1.   Para que salgan iguales y con buena presentación se hacen así: con un cuchillo que corte bien y de una rebanada de pan de molde, se cortan tiras de algo menos de 1 centímetro.
2.      De estas tiras se cortan trocitos del mismo ancho que las tiras.
3.      Se fríen en aceite caliente.

    La rebanada cortada a tiras






                     Ahora se corta a cuadraditos






      Ya cortados





                                                                 

           

    martes, 23 de agosto de 2016

    Salsa de nata a la pimienta verde

    La receta que hoy traigo aquí es una de las más sencillas que se pueden confeccionar y que para acompañar a cualquier plato de carne es ideal. Se prepara en un periquete de forma fácil y sin tener que emplear, ni muchos utensilios de cocina, ni muchos ingredientes. En definitiva, que poniendo un poco de ganas te encuentras con una rica salsa que va a encantar a tu familia o a tus invitados.
    Sin ir más lejos ayer llegaron a casa a comer, sin avisar, uno de mis hijos con su mujer y su prole. Saque un asado de carne que tenía congelado para una ocasión como esta, me puse a la tarea y “enjareté” esta salsa con la que se chuparon los dedos.

    Como siempre cada vez que hago algo nuevo quiero compartirlo con todo el mundo. Lo hago con la intención de sugerir una receta que a lo mejor no conocías o habías olvidado. 



      INGREDIENTES

    2 cucharadas de aceite de oliva.
    2 cucharadas de mantequilla.
    Pimienta negra molida.
    1 cucharada de pimienta verde.
     ½ vaso de güisqui o brandy.
    1 cubito de concentrado de carne.
    400 ml. de nata de cocinar.
    Sal





       ELABORACIÓN

    1.   Pon a calentar en una sartén el aceite de oliva y la mantequilla.
    2.  Agrega el licor y la pimienta negra.
    3. Ahora pones la pimienta verde.
    4. Pasado unos momentos pones la nata.
    5.  Sobre ella desmenuza el concentrado de carne.
    6. Mézclalo todo.
    7.  Cuando la nata empiece a borbotear añades la carne a la que quieras acompañar con esta salsa  y dejas hervir 10 o 15 minutos.
    8. También puedes poner la salsa en una salsera y que cada cual se sirva a su gusto.
    9. Prueba de sal y rectificas si necesario fuese. Ojo que el concentrado de carne ya lleva sal.

    lunes, 15 de agosto de 2016

    Champiñones rellenos de jamón serrano

    Esta mañana una vez más me preguntaba qué hacer para almorzar. Mi mujer me sugirió que hiciese champiñones con jamón. Dicho y hecho. Me fui al súper y compré ½ kg. Ya en casa me puse a la tarea. Esta receta da un poco de trabajo pero el resultado merece la pena. En este caso le he puesto salsa bechamel aunque, si tú no la pones también quedan perfectos. Una vez terminada mi receta nos sentamos a la mesa a degustarla  y, debió gustar puesto que nadie de la familia dejó nada en  el plato.
    Debo decir que los champiñones tiene unas apreciables propiedades, a saber: Cada 100 gr. de esta verdura cuenta con; 33,56 kcal., 1,20 gr. de grasa, 0 colesterol, 7,90 mg. de sodio, 0,54 gr, de carbohidratos, 1,90 gr. de fibra, 0,54 gr. de azúcares, 4,25 gr. de proteínas, 4 mg. de vitamina A, 10,80 mg. de vitamina B12 y 5,30 mg. de hierro.

    No detallo las propiedades del jamón serrano porque mi propósito es siempre no cansar al lector aunque, ¿quién no conoce las excelencias de este manjar? 

    INGREDIENTES (Para 25 champiñones)  


    Champiñones
    75 gr. de jamón serrano (si es de pata negra, ni te cuento)
    1 o 2 dientes de ajo 
    1 cebolla pequeña o ½ grande
    1 ramillete de perejil
    Pimienta molida
    Aceite de oliva
    Sal 
















    ELABORACIÓN

         1.     Empieza por lavar los champiñones a conciencia.
        2.    Despréndeles el pie a daca uno de ellos. Tirando con la mano salen fácilmente.
        3.    Al sombrero de cada uno le cortas el himenio como se ve en la imagen. Te quedará más sitio para el relleno
        4.    Ahora pica muy menudo todos los ingredientes, les pones un poco de sal y los dejas de lado.
        5.    Refríe por ambos lados,  ligeramente, lo que te queda de los champiñones y los pones donde hayas decidido presentarlos.
        6.    En el mismo aceite refríes el relleno (no mucho). El perejil lo pones a última hora.
         7.    Rellena los champiñones.
        8.    Haz una salsa bechamel con la que los cubrirás, Pones el queso rallado y al horno. En él los dejas sobre 10 minutos,