HOLA

NUEVO: ÍNDICE DE RECETAS

Hola, bienvenid@ a mi blog, pasa, en este blog de recetas seguro que encontrarás alguna que te interese. Me alegraría te sintieses cómod@ en él. Adelante, es todo tuyo.

lunes, 11 de agosto de 2014

Mejillones tigre de jamón




            A estos mejillones rellenos de su propia carne y jamón o, también de  gambas, mezclados con salsa bechamel, por aquí por mi tierra les llamamos mejillones tigre. La verdad sea dicha, yo no sé él porque de llamarlos así. Quizás por la contundencia de su sabor, por su delicadeza (los felinos que les dan nombre son delicados a la hora de acechar a sus víctimas. Luego no) En definitiva sea como sea lo esencial es que los mejillones así preparados se convierten en un verdadero manjar aptos para ser degustados en cualquier momento o lugar, como aperitivo, segundo plato o, en cualquier otra ocasión. Suelen ponerse como tapa en mesones o bares de cierta categoría. Quizás sea esto, lo de la categoría, por lo laborioso de su ejecución. Merece la pena darse el trabajo de hacerlos en casa. Tu esfuerzo se verá recompensado. No hay mayor satisfacción para el que cocina el que le alaben sus recetas y, en este caso, seguro que tu familia o invitados, festejaran que les hayas preparado estos magníficos mejillones tigre. 

(Dificultad: media alta) 
     INGREDIENTES (Según comensales)



    

Mejillones
Jamón serrano (Para 1 kg. de mejillones 100 gr.)
Salsa bechamel
Huevo
Pan rallado
Aceite de oliva para freírlos
Sal
   
         ASÍ SE HACE



 Lava y limpia los mejillones, sobre todo, de las algas que salen de su interior.
Ponlos a fuego medio en un recipiente preferiblemente bajo y ancho.
Tenlos en él hasta que se abran.

Vaqcialos y reserva las valvas. 




Pica muy menudo lo comestible del mejillón y el jamón 




Mezcla ambos productos.




Ahora haz una salsa bechamel como se haría para las croquetas es decir así (Corta muy menuda la cebolla, la refríes con el aceite y la margarina y, cuando esté transparente, continua con la bechamel tal como se explica en su receta.
Pon en la bechamel el mejillón picado junto con el jamón y les das unas vueltas.



Con la masa resultante, que deberás dejar en el frigorífico, mínimo, 2 horas, rellena las valvas de los mejillones.



Ahora los pasas por el huevo batido y el pan rallado.





Y a continuación los fríes en aceite de oliva bien caliente. Primero por el lado de la valva.