HOLA




AHORA CON UN ÍNDICE DE RECETAS. LAS ENCONTRARÁS TODAS AGRUPADAS.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Mousse de limón



Esta mousse o espuma en castellano, resulta deliciosa como complemento de cualquier comida o para tomar en cualquier momento de día. Suele tomarse sobre todo en verano ya que se trata de un preparado  que se sirve frío, casi helado.  Lo traigo aquí porque ayer tuvimos invitados a cenar en casa y, entre algún que otro postre, se me ocurrió hacer esta mousse, que por cierto fue alabada por todos los comensales.
Por último decir que el limón tiene múltiples propiedades, propiedades de las que podrás enterarte mejor que si te las explico yo visitando el siguiente enlace.


     ********



Dificultad baja


Ingredientes
  • 4 ó 5 cucharadas de leche condensada
  • 3 huevos
  • Merengue
  • 1 brik pequeño de nata para montar
  • 4 limones
  • Una pizca de sal para el merengue 
 ********


Así se hace

Paso 1º
Casca los huevos separando las claras de las yemas. Es importante que en las claras no caiga ni pizca de yema. Y resérvalas.

Paso 2º
Mezcla las yemas de los huevos con la leche condensada. Mezclando, como siempre, a conciencia.

Paso 3º
Ahora, a esta mezcla añades el zumo de los limones y la nata montada.

Paso 4º
Vuelves a mezclar para que todo se integre perfectamente.

Paso 5º
Bate las claras que tenías reservadas a punto de nieve para hacer un merengue.

Paso 6º
Una vez conseguido un buen merengue, añade este al preparado que tienes reservado, poco a poco y moviendo con suavidad.

Paso 7º
Ya está lista tu mousse. Sólo te queda ponerla en recipientes individuales y llevarla al frigorífico. En donde deberás tenerla, como mínimo, 4 horas.



 ********



martes, 1 de septiembre de 2015

Tortilla de calabacín



Una tortilla muy recomendable para vegetarianos.
Estaba yo una de estas tardes dándole vueltas al coco pensando en qué hacer para cenar que es, como todo el mundo sabe, un comedero de eso, de coco. Me refiero a decidir qué hacer de comer en cada ocasión. Busqué en el frigorífico y entre otras cosas que por allí había encontré un estupendo,  gordo y lustroso  calabacín y me dije, pues esta es la solución Juan (es mi nombre de pila como habrás deducido) tenía el calabacín, ajos, ¿quién no tiene ajos en su cocina?  Y perejil,  pues que tengo una maceta con lo que siempre lo tengo fresco. Y, ni corto ni perezoso me puse a la tarea. Por cierto, que la tarea no es muy complicada.


No es mi intención el cansarte leyendo por lo que paso, sin más dilación, a ponerte la receta.  
********




Dificultad baja

Ingredientes  (Para 4 comensales)
  • 2 calabacines grandes
  • 4  huevos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil
  • Aceite de oliva
  • 1 vaso pequeño de agua
  • Sal
********

Así se hace

Paso 1º
Lava y trocea los calabacines  sin quitarles la piel en mirexpoi (trozos grandecitos).

Paso 2º
Pica  los dientes de ajo y el perejil en (brounoise) (trocitos pequeños). 

Paso 3º
Añade al calabacín el ajo y el perejil muy picaditos y le pones algo de sal.

Paso 4º
Ahora ponlos a freír a fuego lento.

Paso 5º
Cuando lleven un ratito friéndose les añades  el vasito de agua y deja que se hagan hasta que estén tiernos.

Paso 6º
Mientras tanto, y en un bol, habrás batido los huevos.

Paso 7º
Cuando tengas el calabacín listo lo mezclas con el huevo batido habiéndole quitado todo el aceite.

Paso 8º
Vuelves la mezcla resultante a la sartén en la que habrás puesto unas gotitas de aceite. 

 Paso 9º
Ahora procedes a hacer la tortilla como harías la tortilla española.


********